Solicitar Cita

Línea Vida (809-200-1202)

Identificando que la comunicación rápida y efectiva es clave para lograr que las víctimas reciban atención inmediata cuando decide denunciar la violencia, la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional puso en funcionamiento en enero del 2006 la Línea Vida, central telefónica que ofrece a los ciudadanos el registro y la atención gratuita y efectivo de las denuncias por hechos violentos.

Con este servicio se garantiza que las víctimas reciban atención de un fiscal sobre los procedimientos a seguir según el tipo de violencia del cual hayan sido objeto y sobre la asistencia, intervención psicológica y orientación profesional que pueden obtener de parte de la Procuraduría Fiscal.

Mediante este servicio se presta atención inmediata y gratuita a cualquier llamada de emergencia y asistencia que realicen las mujeres víctimas de agresiones, así como niños y niñas que sufran maltratos y abandonos, entre otras acciones violentas.

Este departamento de la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional es coordinado por un fiscal adjunto, asistido de un psicólogo y una unidad policial que intervienen de inmediato y opera en horario de 8:00 de la mañana a 12:00 de la media noche.

Centro  de Intervención Conductual  para Hombres


Desde el inicio de la implementación de las acciones que tenían como propósito sustituir la política de atención a la problemática de la violencia basada en género, intrafamiliar y sexual, decidimos que además de abordar a las víctimas teníamos que tratar a los agresores.

Es por eso que desde junio del 2005 se imparten charlas orientadoras a los hombres denunciados, para ser capacitados sobre la conducta violenta y darles informaciones básicas sobre la búsqueda de alternativas conciliadoras cuando se presentan los conflictos con la pareja.

Las orientaciones impartidas magistralmente por el psicólogo Puro Blanco, quien diseñó el contenido de las ocho conferencias que reciben   los hombres denunciados en igual cantidad de semanas y durante sesiones de dos horas diarias, son ordenadas por el juez apoderado, por el fiscal actuante o por acuerdo entre las partes y son ofrecidas en las instalaciones de la Unidad de Atención y Prevención de la Violencia y en la Fiscalía Barrial de Villa Juana, por donde han pasado más de 4,000 hombres.

Los propósitos de estas charlas son motivar en los participantes a una revisión de sus patrones de comportamiento en las interacciones familiares, a través de la autoconciencia y desarrollar la capacidad de desaprender actitudes que sostienen hábitos tóxicos de convivencia y aprender un manejo saludable de las relaciones.

Además, alentar en cada participante el desarrollo de la autoestima y la confianza en sí mismo para mejorar su relación con los demás, ofrecer  las herramientas para el manejo adecuado de los conflictos y la comunicación en el sistema familiar y entrenar en el manejo de las emociones,  a través de la educación de la inteligencia emocional, para ayudar a disminuir el circuito de la violencia.

Cada encuentro está centrado en un marco psicopedagógico, con material de apoyo impreso con el contenido de los temas a tratar en cada charla, que se desarrolla en un ambiente de interacción entre el psicólogo responsable y el grupo, utilizando las técnicas de dinámicas de grupo.

Más allá de los resultados satisfactorios de las charlas orientadoras, los técnicos de la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional y sus asesores entendieron necesario implementar científicamente programas de atención a hombres que ejercen violencia basada en género a través de la creación de espacios de intervención directa por medio de técnicas y herramientas que no se conocían en nuestro país.

La creación de este espacio o instancia completaba el modelo de intervención adoptado por la  gestión de la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional, encabezada por el doctor José Manuel Hernández Peguero,  en torno a la política pública de la institución sobre la violencia intrafamiliar y/o violencia basada en género.

Basado en estas argumentaciones, el 15 de julio de 2008, fue inaugurado el Centro de Intervención Conductual para Hombres, que tiene  como objetivo adoptar un modelo de intervención dirigido a trabajar con los agresores en la rehabilitación de su conducta abusiva.

Específicamente esta unidad de la Procuraduría Fiscal del Distrito Nacional posee carácter psicoeducativo y se encarga de  desarrollar procesos de reflexión y sensibilización, que facilitan el cambio de conducta en los hombres que ejercen violencia, para que de este modo asuman parte de su responsabilidad, mediante su asistencia a los procesos de intervención terapéutica.

Para garantizar cumplir con los objetivos planteados en el Centro de Intervención para Hombres Agresores, el proyecto ha basado su diseño en los siguientes componentes estratégicos: evaluación, educación, referimiento, alianzas estratégicas, intervención terapéutica, trabajo social,   seguimiento y prevención.

De este modo se crea un espacio para satisfacer  las necesidades de los usuarios en coordinación con las instituciones y organizaciones aliadas en el proceso, aplicando las acciones de lugar para devolverle a la sociedad hombres capaces de crear relaciones afectivas saludables,  para incidir de este modo en la formación de una nueva masculinidad que fortalezca la institución de la familia.

Reconocimientos


La labor sin precedentes realizada durante estos cuatro años por las fiscales, psicólogas, médicos y ginecólogas forenses, terapeutas y trabajadores sociales, así como el personal administrativo y agentes policiales que les auxilian, ha sido reconocida en varias ocasiones, constituyendo motivo de aliento que les anima a seguir trabajando incansablemente hasta lograr la convivencia armónica del hombre y la mujer.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos de América en su Informe del país respecto al estado del respeto a los derechos humanos en el 2006, destacó los avances logrados en materia de violencia contra la mujer, mencionando la instalación de las unidades receptoras de las denuncias, la inclusión de las psicólogas dentro del personal de apoyo y una unidad policial especializada, diciendo “el Distrito Nacional tenía la reputación de ser el laboratorio de los cambios producidos a nivel nacional”.

Fueron constantes las visitas y encuentros con personalidades e instituciones extranjeras interesadas en conocer nuestras experiencias y prácticas, con la utilidad de ponerlas en ejecución en sus países, como ocurre con el proyecto de investigación promovido por las Fundaciones Igenus y Carolina de España y Elbien.com de nuestro país, para evaluar el programa piloto de la Unidad de Atención y Prevención de la Violencia, para formular buenas prácticas en las políticas públicas de ambas naciones.